Archivo de la categoría: Los científicos afirman

Un nuevo disidente del SIDA: Su descubridor Luc Montagnier

La prestigiosa publicación Discovery D Salud, en un estupendo documental audiovisual, publicado en su nueva sección “Discovery D Salud Televisión”, desmonta el criminal montaje de la mafia farmacéutica “VIH-SIDA”, del que todos/as, en una u otra medida hemos sido víctimas, debido a la campaña de miedo y de terror promovida por las farmacéuticas y sus gobiernos lacayos, desde comienzos de los años 80 del pasado siglo.

 A pesar de que son muchas las evidencias, artículos e informes que crean dudas, y de la poca evidencia de la existencia de este virus, nunca se ha cuestionado su existencia en los medios de comunicación principales, ni menos se ha prohibido la utilización de su mortal tratamiento. En tanto se recauda dinero mundialmente para “ayudar” a los afectados por este “virus”, y jamás admitirán que el VIH/SIDA no es una enfermedad mortal y menos reconocerán que ni siquiera cumple con las pruebas necesarias para ser considerado un virus. Este dinero termina en manos de las empresas farmacéuticas que venden en cantidades gigantescas los productos para “tratarlo”.

Sin embargo, en el documental “House of Numbers” (http://www.houseofnumbers.com), el ganador del Premio Nobel por descubrir el VIH, Luc Montagnier, reconoce en una entrevista, en forma contradictoria con todo lo que ha dicho antes, que nuestro cuerpo puede curarse solo del VIH/SIDA. Comenta en su entrevista: “Yo creo que podemos estar expuestos muchas veces al VIH sin estar crónicamente infectados. Nuestro sistema inmunológico puede deshacerse del virus NATURALMENTE si tenemos un buen sistema inmunológico”. Esto es bastante impactante al ser escuchado del mismo descubridor del virus.

El VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) nunca ha sido aislado, lo que es una condición importante para poder ser considerado un virus. Junto con esto, para el tratamiento del VIH se usa una droga llamada AZT, cuyos efectos consisten en detener todos los procesos de reproducción celular, lo que va evitando el desarrollo de células buenas así como malas. Esto termina con la vida de quienes usan la droga.

Por otro lado, el examen de VIH no se mide de la misma manera en todo el mundo, lo que significa que si usted se hace un examen de VIH en Chile y su resultado es positivo, puede viajar a Francia y realizarse el examen nuevamente y tener un resultado completamente diferente. Existen investigaciones importantes con respecto a estos resultados y documentales anteriores a los de este canadiense que se pueden encontrar en Internet.

Fuente:

http://detenganlavacuna.wordpress.com/2011/02/10/sida-documental/

Los científicos afirman: El nombre influye en nuestro destino

(Joseph Brownstein – LiveScience.com).-  La idea de que nuestros nombres están entrelazados con nuestro destino tiene raíces bíblicas: según el libro del Génesis, Abram vio su nombre cambiado por el de Abraham, para adaptarse a su carácter de “padre de multitudes”, que es el significado de Abraham en idioma hebreo.
 En años recientes los sicólogos sociales han descubierto que las personas se dejan influir por los nombres al decidir con quién casarse, en qué calle vivirán y el trabajo con el cual se ganan la vida. Y que lo hacen tomando en cuenta los parecidos entre los nombres de personas y lugares y sus propios nombres.

El investigador de la Universidad de Pennsylvania Uri Simonsohn, está protagonizando una controversia por estos días sobre la real importancia que los nombres tienen en nuestras decisiones existenciales. La investigación de Simonsohn apuntó a determinar cuánta importancia le dan las personas a la elección de un lugar de trabajo cuyo nombre sea similar al propio.

El estudio será publicado en la próxima edición de la revista científica Psychological Science, y tomó como muestra a 438.000 personas estadounidenses que donaron dinero a campañas electorales en 2004. Para comparar la muestra se usó un estudio similar realizado en Bélgica en el cual se incluía a un tercio de la población de ese país europeo.

El estudio belga encontró una proporción de 13% de personas en empresas cuyos nombres coincidían en sus tres primeras letras con los de sus empleados.

Pero después de comparar los nombres de las personas que trabajaban en empresas estadounidenses bautizadas con nombres o apellidos (como sucede, por caso, con las firmas de abogados), Simonsohn no encontró mayores coincidencias entre los nombres o apellidos de los empleados y el de las compañías para las cuales trabajaban.

¿Qué es un nombre?

En contra de estudios que han hallado una relación entre los nombres de empresas y los de sus empleados, Simonsonhn asegura que puede tratarse de coincidencias.

El propio Simonsohn se muestra flexible al recordar un estudio de la universidad de Michigan, publicado en 2008, en el cual se demostraba que las personas eran más propensas a donar dinero a las víctimas de un huracán si éste se llamaba de forma similar al donante.

Por caso, una Rachel estaría más dispuesta a donar para los damnificados del huracán Rita. El estudio contaba de todas las Katrinas que fueron activas participantes de las labores de caridad tras el huracán homónimo que azotó a Estados Unidos en 2005. “Ese tipo de coincidencias es comprensible”, afirma Simonsohn.

La pregunta es qué peso tiene el inconsciente en nuestras decisiones, y más aún en los casos en que estas parecen ser tomadas de forma frívola o tonta. Investigadores como Anseel insisten en que las personas no siempre toman decisiones racionales sobre sus vidas. “Nos gusta vernos a nosotros mismos como seres racionales que estudian los pros y contras de aceptar un empleo determinado, pero nuestros estudios demuestran que hay otros factores en juego en la toma de decisiones”, concluye el profesor de la San Diego State University.

Lo más terrible del “metodo científico” es que se considera que lo que aún no se ha experimentado no es verdadero, es decir, si los científicos no han comprobado determinada situación mediante experimentos o pruebas, el afirmar que eso es verdadero, posible o innegable es debatible.

En este caso los científicos con revuelo hablan del descubrimiento de la fuerza del nombre, cuando desde mucho tiempo se conoce este poder, este mantra que nos es repetido día con día para identificarnos tiene un gran significado para nosotros, nos ayuda a encontrar un significado para nuestro camino, nos brinda fuerza cuando lo dignificamos, nos quita cuando portamos el de un pariente fallecido o nos liga con el destino de otro familiar de mismo nombre, incluso con heroes o santos.

Sin embargo es posible que el nombre que nos pusieron no haya sido de forma conciente, que en este caso es lo que debería ser, con gran sensibilidad y sabiendo que el nombre que sea elegido sera ese por que así debe de ser.

En esta situación es posible encontrar nuestro verdadero nombre, este es uno de los grandes secretos que poco a poco estan saliendo a la luz y que proximamente todos recordaremos. Nuestro nombre real es aquel que no llevamos a traves de todas nuestras existencias, es una especie de nombre clave que cuando lo recordamos o nos es recordado, nos permite enlazarnos con lo que fuimos y recordar claramente quienes somos, nos da conciencia inmediata del ser, del pasado presente y futuro de nuestro existir, es un poderoso mantra.

Te invito a encontrar tu verdadero nombre, aquel que no muere a través de las vidas que transitas por este sueño/realidad, si lo encuentras, como ya me pasó a mí, te llevarás grandes sorpresas y entonces entederas de diferente forma mucho de lo que se habla acerca de la inmortalidad.

Como cambia el cerebro con la meditación

¿La gente puede fortalecer los circuitos cerebrales asociados con la felicidad y elcomportamiento positivo, de la misma forma que podemos fortalecer nuestros músculos con ejercicio?

Richard Davidson, quien durante décadas ha practicado la meditación budista, una forma de ejercicio mental, insiste en que podemos.

Davidson, quien ha meditado desde que visitó India cuando se graduó de Harvard en los años 70, está convencido de esto, más allá de su propia experiencia.

Como psicólogo en la Universidad de Wisconsin, se volvió líder de un campo relativamente nuevo, llamado neurociencia contemplativa, la ciencia que estudia los efectos de la meditación en el cerebro.

Durante la última década, Davidson y sus colegas han producido evidencia científica para la teoría de que la meditación —la antigua práctica oriental de sentarse concentrándose en ciertos objetos— puede mejorar al cerebro.

Todos sabemos que si realizamos cierto tipo de ejercicios de forma regular podemos fortalecer grupos musculares de forma predecible“, dijo Davidson, en su oficina en la Universidad de Wisconsin, donde su equipo de investigación ha estudiado a monjes budistas y a otros meditadores con tomografías cerebrales.

Fortalecer los sistemas neurales no es fundamentalmente distinto“, dijo. “Básicamente remplaza ciertos hábitos mentales por otros“. Los neurocientíficos que estudian la meditación dicen que obtener este hábito puede fortalecer los circuitos cerebrales responsables de mantener la concentración y de generar empatía.

Un estudio reciente realizado por el equipo de Davidson descubrió que los meditadoresnovatos estimularon sus sistemas límbicos, la red emocional del cerebro, durante la práctica de meditación de compasión, una antigua práctica del budismo tibetano.

Esa no es una gran sorpresa, dado que la meditación de compasión pretende generar un estado emocional específico de empatía intensa, en ocasiones llamado “de amor y bondad“.

Pero el estudio también descubrió que los meditadores expertos (monjes con más de 10,000 horas de práctica) mostraron una actividad significativamente mayor de su sistema límbico. Los monjes parecían haber cambiado permanentemente suscerebros para ser más empáticos.

Un estudio previo realizado por algunos de los mismos investigadores descubrió que los meditadores comprometidos experimentaban cambios sustanciales en las funciones base del cerebro, es decir, habían modificado la forma en la que sus cerebros funcionaban incluso fuera de la meditación.

Estos cambios incluían la activación acelerada de la región anterior izquierda cerebral que, se cree, es responsable de generar las emociones positivas. Los investigadores descubrieron la transformación en novatos que se inscribieron a un curso de ocho semanas de meditación de conciencia plena, una técnica budista.

Pero la mayoría de las investigaciones cerebrales en torno a la meditación siguen siendo preliminares, y esperan ser corroboradas por otros científicos. Los beneficios psicológicos de la meditación y su uso en tratamientos para condiciones tan diversas como depresión y dolor crónico son más reconocidos.

La ciencia cerebral seria en torno a la meditación surgió apenas en la última década, desde que las resonancias magnéticas permiten a los científicos observar el cerebro y monitorear los cambios en tiempo relativamente real.

A principios de los 90, un investigador de la Universidad de Pensilvania, Andrew Newberg, dijo que los escaneos cerebrales de los meditadores con experiencia mostraban que la corteza prefrontal, la zona del cerebro que alberga la atención, tenía un mayor desempeño durante la meditación, mientras que la región cerebral que se concentra en la orientación de tiempo y espacio, llamada lóbulo parietal superior, se oscurecía.

Newberg dijo que sus hallazgos explican por qué los meditadores son capaces de concentrarse intensamente al mismo tiempo que describen sentimientos de trascendencia durante esa práctica.

VIA CNN MEXICO

Las neuronas de la empatía

Las neuronas espejo son un tipo especial de neuronas que se activan cuando un individuo realiza una acción y también cuando observa una acción similar llevada a cabo por otro individuo.

Hasta hace poco tiempo, la atribución de significado a las acciones observadas en otros individuos se explicaba a partir de complejos mecanismos relacionados con la memoria, las experiencias previas y los procesos de razonamiento. Sin embargo, con el descubrimiento de las denominadas “neuronas espejo”, es posible explicar de un modo más sencillo esa situación tan habitual para todos de comprender inmediatamente lo que otro individuo está haciendo. Entender las acciones y las intenciones es una tarea que, se realiza de modo más directo y simple por medio de las neuronas espejo.

Estas neuronas fueron descubiertas por el equipo de G. Rizzolatti en la década de los años noventa del siglo XX. Observaron cómo ciertas neuronas del cerebro del mono (macaco) se activaban no sólo cuando el individuo realizaba acciones motoras dirigidas a una meta, sino, sorprendentemente, también cuando dicho individuo meramente observaba cómo alguien (otro mono, o un humano) realizaba la misma acción. En la medida en que este conjunto de células parecía “reflejar” las acciones de otro en el cerebro del observador, recibieron el nombre de neuronas espejo.

Este descubrimiento fue por azar, se ratificó posteriormente con experimentos específicamente diseñados para observar si las neuronas espejo se activaban ante la observación de acciones (y no sólo durante su ejecución), y si estaban implicadas en la comprensión de las acciones (activándose cuando el mono no podía ver la acción realmente, pero tenía suficientes datos para producir una representación mental de la misma, es decir, cuando podía imaginarla).

Neuronas espejo en el cerebro humano

La confirmación de esta actividad de las neuronas espejo llevó a preguntarse si este mismo sistema existía también en los seres humanos, lo cual se ha demostrado a partir de numerosos experimentos.

Los conjuntos de neuronas espejo parecen codificar plantillas para acciones específicas, lo cual permite a un individuo no sólo llevar a cabo acciones motoras sin pensar en ellas, sino también comprender las acciones observadas, sin necesidad de razonamiento alguno.

La importancia de estos descubrimientos es de tal categoría que un prestigioso investigador como V.S. Ramachandran no tiene ningún reparo en afirmar que «las neuronas espejo harán por la psicología lo que el ADN hizo por la biología: proporcionarán un marco unificador y ayudarán a explicar una multitud de capacidades mentales que hasta ahora han permanecido misteriosas e inaccesibles a los experimentos». Y, por cierto, el mismo autor afirma que no se ha divulgado suficientemente este enorme salto científico, y que esta frase suya tan llamativa sobre la relevancia de las neuronas espejo ¡es más famosa que el descubrimiento de Rizzolatti y otros investigadores!.

Comprender a los otros

Las investigaciones de G. Rizzolatti, V. Gallasse, M. Iacoboni, L.M. Oberman, V.S. Ramachandran y otros muchos permiten afirmar que existe un vínculo entre la organización motora de las acciones intencionales y la capacidad de comprender las intenciones de otros. Esto supone la disolución de la barrera entre uno mismo y los otros. La comprensión de las intenciones y las emociones de otros es esencial para la vida social y el fundamento de los comportamientos morales.

Ramachandran llama a las neuronas espejo “neuronas de la empatía” por ser las implicadas en la comprensión de las emociones de los otros. De algún modo, si la observación de una acción llevada a cabo por otro individuo activa las neuronas que permitirían al observador realizar la misma acción, estaríamos ante una suerte de “lectura de la mente”.


 

Sigue la serie de descubrimientos científicos acerca de temas vistos por las religiones antiguas desde hace miles de años. Esta vez las neuronas espejo, que explican como funciona la empatía, que es la capacidad de sentir lo que los otros sienten, es decir darse cuenta que los otros existe, gozan, sufren, tienen sentimientos, deseos, aman, etc. La empatía es el primer paso necesario para poder abrir el chacra del corazón.

Es posible calmar el dolor tocando la zona afectada – Afirman científicos

El tan conocido reflejo de llevar la mano a una parte del cuerpo que duele es realmente útil, ya que tocarse a sí mismo en una zona que experimenta dolor agudo alivia el sufrimiento, concluyó una nueva investigación.

Los autores del Colegio Universitario de Londres (Reino Unido), que publicaron sus resultados en la revista Current Biology, explicaron que este alivio proviene de cambios muy coordinados que tienen lugar en el cerebro.

El dolor es una sensación que desencadena el sistema nervioso y, más allá de que a veces es muy difícil de sobrellevar, cumple la función de avisar que una zona del cuerpo está sufriendo un daño y debe tratársela con cuidado.

Para investigar el reflejo de llevar la mano a un área dolorosa, los autores trabajaron con la llamada ilusión térmica. Patrick Haggard afirmó que la ilusión térmica es uno de los métodos de laboratorio más reconocidos para estudiar la percepción del dolor.

Los científicos pusieron los dedos índice y anular de los voluntarios en agua caliente y sumergieron el dedo del medio en agua fría. Esto genera la sensación paradójica de que el dedo del medio quema tanto que duele, permitiendo que los especialistas investigaran el dolor sin causar ningún daño real.

En el experimento, los autores generaron este dolor en ambas manos de los voluntarios y luego les pidieron que se tocaran los tres dedos de una mano con los tres de la otra. El resultado fue que la experiencia dolorosa disminuyó en un 64% en la zona tocada.

Este alivio no se alcanzó cuando los voluntarios se tocaron con uno o dos dedos, ni cuando otra persona cubrió la zona que dolía.

En resumen, el dolor disminuyó cuando la información del calor y el tacto de los tres dedos fue completamente integrada. Es decir, el alivio requirió un patrón sensorial altamente coherente que incluyó patrones táctiles y térmicos así como coherencia en los estímulos de ambas manos, dijeron los autores.

Haggard dijo que el dolor es una experiencia muy importante pero también complicada. Demostramos que el nivel de dolor agudo depende no sólo de las señales enviadas al cerebro sino de cómo el cerebro integra estas señales en una representación coherente del cuerpo como un todo.

 

Es conocido por muchos la capacidad que tienen las manos para sanar, hay muchas técnicas de masajes sanadores y otros como el reiki, muy populares. Poco a poco los científicos van a seguir “comprobando” esos conocimientos que han sido practicados por muchas culturas desde hace miles de años. Al comprobar su efectividad con el lado racional (pensamiento de cerebro izquierdo) la cultura moderna empezará a aceptar que esta en sus manos su propia curación.

El principio de incertidumbre

Muy interesante video (a pesar de la animación) acerca de la dualidad onda/partícula, donde se muestra que; según diversos factores (como la simple observación), las luz puede comportarse como una onda o como una párticula. El porqué sigue siendo un enigma para los científicos.

Científicos afirman: El cerebro predice el futuro

El cerebro es capaz de percibir algo que todavía no ha sucedido. Según una sorprendente investigación en la que se ha empleado la tecnología médica más puntera, varias zonas del encéfalo se activan segundos antes de recibir un determinado estímulo. Quizá se haya identificado así la base biológica de las premoniciones.

Una investigación realizada por científicos holandeses ha demostrado que el cerebro es capaz de “presentir” sucesos que todavía no han ocurrido. Utilizando tecnología de resonancia magnética como la empleada para hacer diagnósticos clínicos, un equipo de la Universidad de Amsterdam dirigido por el físico y psicólogo Dick Bierman ha analizado la reacción de diferentes áreas cerebrales de una veintena de voluntarios mientras se les mostraba una serie de imágenes al azar. Unas eran eróticas, otras de carácter violento y un tercer grupo tenía un contenido neutro. Según se mostrase una imagen u otra se activaba una región específica del cerebro, relacionada con una emoción determinada.

Para sorpresa de los investigadores, este órgano reaccionaba frente cada una de las imágenes unos segundos antes de que apareciese en la pantalla. De algún modo era capaz de prever algo que todavía no había ocurrido. Según los autores del análisis, este fenómeno no parece estar relacionado con la vista. Además, los resultados, que han sido adelantados por el diario británico The Daily Mail, no pueden ser atribuidos al simple azar, pues sólo existe una posibilidad entre millones de que sean simples coincidencias. Los participantes en el estudio nunca habían manifestado facultades extrasensoriales.

“Estamos satisfechos de haber comprobado que las personas pueden ‘sentir’ los sucesos antes de que ocurran”, manifestó Bierman, al tiempo que anunciaba: “Ahora deseamos seguir investigando para determinar qué tipo de personas es particularmente bueno en esto”.

 

TIEMPO “ BIDIRECCIONAL”

¿Cómo es posible que algo que no ha ocurrido pueda ser detectado por el cerebro? La clave podría residir en que la información fluye temporalmente en dos sentidos: hacia el futuro, tal como la percibimos en la vida ordinaria, y hacia el pasado, como podría suceder en el caso de los presentimientos. Así, los datos del futuro podrían viajar en dirección contraria al flujo del tiempo al que estamos acostumbrados, es decir, hacia el pasado. Aunque las premoniciones registradas en el experimento de la Universidad de Amsterdam se producen apenas unos segundos antes de los sucesos previstos –entre uno y tres–, el mero hecho de que ocurran plantea la posibilidad de poder vislumbrar acontecimientos futuros más alejados en el tiempo.


Los investigadores se preguntan si las personas con una predisposición especial podrían obtener mejores resultados, si se podría estructurar un método de entrenamiento mental para mejorarlos o incluso si podría inventarse algún artilugio que los potenciase de la misma forma que emplear las máquinas de los gimnasios sirve para incrementar el tejido muscular. Algunos científicos de renombre ya han mostrado su fascinación por los resultados de los experimentos de Bierman. Uno de ellos es el Premio Nobel de Física Brian Josephson, de la Universidad de Cambridge (Reino Unido): “La evidencia nos empuja a creer que lo que está pasando es que la información viene del futuro. Creo que podemos sentir el futuro”, ha manifestado.


KARY MULLIS: UN PREMIO NOBEL ATÓNITO


¿Qué es lo que hace que un soldado disfrute de una suerte extraordinaria en el transcurso de una guerra? Esta pregunta llevó al doctor Dean Radin a participar en el programa Stargate con el objetivo de determinar si alguno de estos soldados tenía la capacidad de adelantarse al futuro. Conectados a un polígrafo que detectaba las variaciones de la corriente eléctrica de su piel, Radin fue mostrando imágenes impactantes, alternadas con otras neutras, a un grupo de ex combatientes que habían vivido estas circunstancias. Cuando veían una foto o un vídeo violento, su organismo reaccionaba ante el impacto visual unos segundos antes. Kary Mullis, premio Nobel de Química y padre del método que ha permitido desarrollar la genética molecular moderna, se sometió al experimento y mostró su asombro por el resultado obtenido: “Era algo fantasmal. Yo podía ver lo que iba a suceder aproximadamente en unos tres segundos. Eso no debería ser posible”.

El segundo cerebro está en nuestro abdomen

Los yoguis habían diseñado un grupo de asanas especialmente indicadas para desarrollar la fuerza abominal, trabajar sobre las emociones ,que nacen y se expresan en el plexo solar, para templar su funcionamiento. El Tummo o calor, estudiado por los tibetanos, era la manera de trabajar energéticamente, con este segundo cerebro emotivo visceral. Hoy la ciencia reconoce estas apreciaciones que los Yoguis, descubrieron en su laboratorio interior.

Que se use la palabra “entripado” para referirse a un enojo podría no ser del todo metafórico. Y que el estómago “se cierre” en una situación estresante o que parezca poblado de mariposas ante el amor también tendría una explicación científica. El aparato digestivo está tapizado por una red de neuronas (celulas nerviosas) de tan amplio alcance que algunos científicos la han denominado “segundo cerebro”. Y ese cerebro, según estudios científicos recientes, influye en nuestro estado de ánimo, carácter y hasta en el ritmo de sueño.

Michael Gershon, investigador de la Universidad de Columbia, en los Estados Unidos, y autor de El segundo cerebro ( The Second Brain ), un libro de referencia en las investigaciones sobre el tema, explica que, conocido técnicamente como sistema nervioso entérico, el segundo cerebro está compuesto por capas de neuronas ubicadas en las paredes del tubo intestinal, y que contiene unos 100 millones de neuronas.

El pequeño cerebro que tenemos en las entrañas funciona en conexión con el grande, el del cráneo, y en parte determina nuestro estado mental y tiene un papel clave en determinadas enfermedades que afectan otras partes del organismo. Además de neuronas, en el aparato digestivo están presentes todos los tipos de neurotransmisores que existen en el cerebro. De hecho, el 95 por ciento de la serotonina, unos de los neurotransmisores más importantes del cuerpo, se encuentra en el intestino.

Sin embargo, aunque su influencia es amplia, se deben evitar confusiones: el segundo cerebro no es sede de pensamientos conscientes ni de toma de decisiones. Como puede leerse en una nota publicada por la revista de divulgación científica Scientific American , gran parte de la potencia neurológica del segundo cerebro se concentra en la ardua tarea diaria de la digestión.

Emeran Mayer, profesor de Fisiología, Psiquiatría y Ciencias del Biocomportamiento de la Universidad de California, le dijo a esa publicación que una gran parte de nuestras emociones probablemente se vea influida por los “nervios de los intestinos”. En el mismo sentido, Gershon afirma que el bienestar emocional cotidiano quizá también dependa de mensajes que el cerebro intestinal envía al craneano.

Guido Iantorno, jefe de la Unidad de Motilidad Digestiva del Hospital Bonorino Udaondo, le explicó a Clarín que, aunque de modo indirecto, a través del eje cerebrointestinal, el sistema nervioso entérico puede influir en situaciones emocionales y en otros síntomas como la hipersensibilidad al dolor.

Cuenta Iantorno que mediante tomografías computadas por emisión de positrones pudo comprobarse que, ante un estímulo en el intestino, en las personas con afecciones funcionales del aparato digestivo reacciona un sector del cerebro diferente del que reacciona en personas sanas. “Esto significa que la corteza cerebral responde de diferente modo si se padece, por ejemplo, el síndrome de colon irritable”, dice Iantorno.

Algunos científicos piensan que en un futuro, algunos padecimientos intestinales podrían tratarse con terapias aplicadas a nivel neuronal. De hecho, el síndrome de colon irritable en parte deriva de un exceso de serotonina en el intestino, y quizá podría ser considerado una “enfermedad mental” del segundo cerebro.

Los trabajos de Mayer con el sistema nervioso del intestino lo han llevado a pensar que, en los próximos años, la psiquiatría tendrá que ampliar su alcance para tratar el segundo cerebro además del que está sobre los hombros.

Consultado por Clarín vía correo electrónico, el científico Michael Gershon contó que ahora se sabe además que en el intestino hay células madre adultas que pueden reemplazar a las neuronas que mueren o son destruidas.

Además, afirmó Gershon: “El sistema nervioso entérico le habla al cerebro y este le responde. El intestino puede afectar el humor, y la estimulación del nervio principal que conecta al cerebro con el intestino (el vago) puede ayudar a aliviar la depresión, y es usado para tratar la epilepsia”.

Para Gershon, el segundo cerebro tiene un papel en la mayoría de las cosas que enferman al intestino , desde el síndrome de colon irritable hasta las enfermedades relacionadas con la inflamación del intestino. “Uno no puede vivir sin su sistema nervioso entérico.

Hasta la constipación de la tercera edad es un problema del segundo cerebro.

Necesitamos saber más sobre él para tener mayor información sobre cómo abordar muchos de los males más comunes de la humanidad”, le dijo el experto a Clarín

Y no solo en el estómago, recién salió un documental en el Discovery Chanel acerca de redes neuronales encontradas en el corazón. Poco a poco los científicos actuales encontrarán la manera de confirmar científicamente el conocimiento ancestral acerca de los chakras y se podrá comprobar que no solo funcionan en un plano energético sino que tambien se mueven en el plano material.

El placebo funciona, aunque sepamos que es placebo

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Harvard reporta que el placebo funciona, aún cuando el paciente sepa que se le está administrando un placebo.

Normalmente, el placebo, que es una sustancia inocua sin ningún efecto farmacológico conocido (o que no funciona para la enfermedad que se está tratando) se administra a los pacientes haciéndoles pensar que reciben un tratamiento para su padecimiento.

En este experimento, los investigadores “trataron” a un grupo de 80 pacientes con síndrome de intestino irritable. A 37 sujetos se les administró una tableta inerte dos veces al día. Esta no era absorbida por el organismo y, por lo tanto, no tenía ningún efecto farmacológico. A estos sujetos, se les informó que se trataba de un placebo. El resto de los pacientes no recibieron ningún tratamiento.

Los resultados fueron desconcertantes: Mientras que 35 por ciento de los pacientes que no recibieron ningún tratamiento mejoraron, aquellos a los que se les administró el placebo tuvieron una mejoría en el 59 por ciento de los casos.

Esto plantea algunas cuestiones sobre la forma en que actúa el placebo, ya que previamente se pensaba que se trataba de simple sugestión.

Lo que hubiese sido interesante habría sido que se hiciesen tres grupos: uno sin tratamiento, otro con placebo (pero sin decirles que estaban recibiendo placebo) y un tercero con placebo, pero informándoles que se trataba de placebo.

La magnitud del efecto placebo es enorme, y aunque no se sabe aún cómo funciona, es bien conocido que su eficacia es mayor en aquellos padecimientos donde el paciente es el encargado de calificar su condición, aunque es también importante en padecimientos donde los tests de laboratorio son usados como indicadores de mejoría.

 

El estado natural del cuerpo es la salud, el primer paso para sanar cualquier enfermedad es querer sanar, los medicamentos son un elemento palpable para poder sentir que estamos buscando la curación.

Especialistas de la UNAM dicen que la profecía maya del 2012 no existe

El 22 de diciembre de 2012 no se acabará el mundo, ni ocurrirá una catástrofe; tampoco existe alguna profecía maya al respecto como se ha divulgado en algunas afirmaciones sin sustento científico, advirtieron especialistas del Centro de Estudios Mayas (CEM), del Instituto de Investigaciones Filológicas (IIFl) de la UNAM.

En su calendario, los mayas no describieron una profecía, sino el término de un ciclo de 13 bactunes, equivalentes a cinco mil 125 años, y el inicio de otra etapa, aclaró María del Carmen Valverde Valdés, coordinadora del CEM.

Esa cultura tenía una noción circular del tiempo, lo que significa que la historia, en algún momento se repetir, explicó la también historiadora y doctora en estudios mesoamericanos.

Para ellos, cuando se escriben los anales se hace una profecía, pues es una concepción cíclica donde los hechos se repiten; si se habla de sus vaticinios, en realidad se trata de lo que registraron de su propia historia, en una forma de escritura la del maya yucateco que es siempre críptica y simbólica, precisó.

El calendario maya se ha estudiado y descifrado desde finales del siglo XIX, entonces, se comenzó a desarrollar una analogía de las fechas de los calendarios maya y occidental. “En esa correlación hay varias discrepancias entre investigadores, que van de días hasta años”, indicó.

CICLOS DE 13 BACTUNES

Un bactún es una unidad de tiempo maya equivalente a 144 mil días del calendario occidental; multiplicada por 13 bactunes, esa cifra arroja un ciclo de cinco mil 125 años, que concluirá el 22 de diciembre de 2012.

Entonces, acabará un período y comenzará otro, sin que ningún glifo se refiera al fin del mundo o de la humanidad. No existe nada así en las inscripciones de esa cultura, precisó Tomás Pérez Suárez, también investigador del CEM.

El 22 de diciembre de 2012, en el ciclo calendárico maya, terminará un ciclo de cinco mil 125 años y comenzará uno nuevo, pero en ninguna inscripción se menciona que vaya a ser el fin del mundo, reiteró el arqueólogo.

Si se cierra una etapa de 13 bactunes, inicia otra igual, y es lo único que va a suceder, los mayas jamás hablaron del Apocalipsis, de destrucción, ni de cataclismo.

Al respecto, Valverde Valdés destacó que el calendario ritual maya (distinto del solar, y de 260 días) es una combinación de 20 signos con 13 números, de los cuales los sagrados son el nueve, relacionado con el inframundo, y el 13, asociado al supramundo, equivalente al cielo para la concepción occidental.

Valverde consideró posible que haya algún tipo de celebración en diciembre de 2012, pues existe una corriente “neomaya”, sobre todo en Guatemala, involucrada en esa festividad.

Existen grupos que conservan su calendario, pero una de las cosas que han hecho que esa cultura sobreviva es adaptarse a las circunstancia

Es poco probable que suceda lo que se vio en la película de Hollywood y es eso lo que mencionan estos especialistas. Lo que es seguro es que esta fecha es el inicio de un nuevo ciclo, muy importante para todos, algunos se están dando cuenta de lo que esta pasando, otros ni lo piensan, hay tanto que decir del tema que es difícil mencionarlo aquí.

Las Bacterias y los Hongos

Por el Dr. Robert Young

Muchos estudios científicos han coincidido en que las bacterias y hongos pueden llegar a causar enfermedades cuando se les permite desarrollarse en un terreno no sano o ácido. Nuestros cuerpos albergan una gran cantidad de bacterias y hongos que viven, crecen y sobreviven en armonía cuando estamos comiendo y viviendo saludablemente. Pero pueden volverse altamente dañinos cuando el medio donde viven se altera.

Esta alteración de ese medio es fomentada por dietas altas en azúcar o en hidratos de carbono, también por agua y aire contaminados, o por la destrucción de nuestra flora intestinal a causa del uso de antibióticos u otros medicamentos o quimioterapia.

Las bacterias y hongos se alimentan de las mismas sustancias de las que se alimenta nuestro cerebro. Cuando ingerimos en exceso, alimentos ricos en glucosa, también estamos alimentando en exceso a las bacterias y hongos que crecen y se multiplican desproporcionadamente.


El consumo de sustancias por parte de esa excesiva población desproporcionada provoca que el cerebro no reciba suficiente alimento y como el cerebro es quien manda, inmediatamente emite las órdenes reclamando su ración. Allí es cuando sentimos la urgencia de correr a ingerir algo dulce o hidratos de carbono, que se convierten en glucosa o alcohol.

Y comienza así el círculo vicioso: al ingerir más, crece la provisión de azúcares, y con ello crece la multiplicación de bacterias y hongos y esa población en crecimiento reclama más alimentos y sentimos la necesidad de ingerir más, y más y más…

Pero sucede que así como las bacterias y hongos obtienen su alimento de nuestra sangre, también vuelcan en ella sus desperdicios, toxinas que tornan cada vez más ácido el medio y que con el tiempo llegan a “envenenar” los tejidos. Para poder procesar las toxinas, el hígado las convierte en alcohol (ácido) y ese exceso de alcohol en nuestro organismo, nos produce una sensación como la de estar borracho, mareado, desorientado o mentalmente confundido.

La acumulación excesiva de bacterias y hongos reduce la provisión de potasio y magnesio del cuerpo con la consecuente reducción de la energía celular que provoca fatiga en exceso, reducción de las fuerzas y la claridad de pensamiento, quita el entusiasmo, la ambición, la estamina; causa la liberación de radicales libres los cuales coadyuvan al proceso de envejecimiento.

Otros síntomas de acumulación de bacterias y hongos son los ataques de pánico, ansiedad, depresión, irritabilidad, dolores de cabeza, dolores en las articulaciones, inflamación en vías respiratorias, sinusitis, estrés glandular y problemas menstruales.

A través de diferentes estudios científicos encabezados por el Dr. Gunther Enderlein, el Dr. Robert Young y el Dr. Federico Ituarte, analizando las células vivas de la sangre, se han observado formas de bacteria que viven en nuestro organismo, algunas incluso trabajan ayudando al cuerpo, las que dependiendo del medio en que se desarrollaban, a veces crecían y se alargaban volviéndose patógenas.

En algunos casos, mutando de “bacteria” a “hongo”. Pocos los saben pero la acidez en el pH de los tejidos de nuestro cuerpo suele ser el sello distintivo del cáncer y de otros desequilibrios de la salud tales como: enfermedades cardiovasculares, problemas cerebro-vasculares, patologías del riñón, trastornos inflamatorios y enfermedades del pulmón.

El investigador Sang Whang, con 50 años de experiencia formula los siguientes postulados:

1)      Las células saludables son alcalinas.
2)      Un ambiente ácido contiene menos oxígeno que un ambiente alcalino.
3)      Las células saludables mueren en un ambiente ácido, mientras que las células cancerosas  mueren en un ambiente alcalino.

En resumen, si queremos mantener una vida saludable libre de hongos y bacterias, es recomendable:

1)      Mantener una alimentación rica en nutrientes y antioxidantes.
2)      Mantener una dieta alcalina, evitar los refrescos, las harinas refinadas, licor, azúcares, carnes rojas.
3)      Desintoxicarse continuamente, haciendo ejercicio, siendo activo.
4)      Realizar una limpieza o lavado de colon por lo menos una vez al año.
5)      Ingerir sales de bicarbonato de sodio, magnesio, potasio y calcio.

%d personas les gusta esto: