Científicos afirman: El cerebro predice el futuro

El cerebro es capaz de percibir algo que todavía no ha sucedido. Según una sorprendente investigación en la que se ha empleado la tecnología médica más puntera, varias zonas del encéfalo se activan segundos antes de recibir un determinado estímulo. Quizá se haya identificado así la base biológica de las premoniciones.

Una investigación realizada por científicos holandeses ha demostrado que el cerebro es capaz de “presentir” sucesos que todavía no han ocurrido. Utilizando tecnología de resonancia magnética como la empleada para hacer diagnósticos clínicos, un equipo de la Universidad de Amsterdam dirigido por el físico y psicólogo Dick Bierman ha analizado la reacción de diferentes áreas cerebrales de una veintena de voluntarios mientras se les mostraba una serie de imágenes al azar. Unas eran eróticas, otras de carácter violento y un tercer grupo tenía un contenido neutro. Según se mostrase una imagen u otra se activaba una región específica del cerebro, relacionada con una emoción determinada.

Para sorpresa de los investigadores, este órgano reaccionaba frente cada una de las imágenes unos segundos antes de que apareciese en la pantalla. De algún modo era capaz de prever algo que todavía no había ocurrido. Según los autores del análisis, este fenómeno no parece estar relacionado con la vista. Además, los resultados, que han sido adelantados por el diario británico The Daily Mail, no pueden ser atribuidos al simple azar, pues sólo existe una posibilidad entre millones de que sean simples coincidencias. Los participantes en el estudio nunca habían manifestado facultades extrasensoriales.

“Estamos satisfechos de haber comprobado que las personas pueden ‘sentir’ los sucesos antes de que ocurran”, manifestó Bierman, al tiempo que anunciaba: “Ahora deseamos seguir investigando para determinar qué tipo de personas es particularmente bueno en esto”.

 

TIEMPO “ BIDIRECCIONAL”

¿Cómo es posible que algo que no ha ocurrido pueda ser detectado por el cerebro? La clave podría residir en que la información fluye temporalmente en dos sentidos: hacia el futuro, tal como la percibimos en la vida ordinaria, y hacia el pasado, como podría suceder en el caso de los presentimientos. Así, los datos del futuro podrían viajar en dirección contraria al flujo del tiempo al que estamos acostumbrados, es decir, hacia el pasado. Aunque las premoniciones registradas en el experimento de la Universidad de Amsterdam se producen apenas unos segundos antes de los sucesos previstos –entre uno y tres–, el mero hecho de que ocurran plantea la posibilidad de poder vislumbrar acontecimientos futuros más alejados en el tiempo.


Los investigadores se preguntan si las personas con una predisposición especial podrían obtener mejores resultados, si se podría estructurar un método de entrenamiento mental para mejorarlos o incluso si podría inventarse algún artilugio que los potenciase de la misma forma que emplear las máquinas de los gimnasios sirve para incrementar el tejido muscular. Algunos científicos de renombre ya han mostrado su fascinación por los resultados de los experimentos de Bierman. Uno de ellos es el Premio Nobel de Física Brian Josephson, de la Universidad de Cambridge (Reino Unido): “La evidencia nos empuja a creer que lo que está pasando es que la información viene del futuro. Creo que podemos sentir el futuro”, ha manifestado.


KARY MULLIS: UN PREMIO NOBEL ATÓNITO


¿Qué es lo que hace que un soldado disfrute de una suerte extraordinaria en el transcurso de una guerra? Esta pregunta llevó al doctor Dean Radin a participar en el programa Stargate con el objetivo de determinar si alguno de estos soldados tenía la capacidad de adelantarse al futuro. Conectados a un polígrafo que detectaba las variaciones de la corriente eléctrica de su piel, Radin fue mostrando imágenes impactantes, alternadas con otras neutras, a un grupo de ex combatientes que habían vivido estas circunstancias. Cuando veían una foto o un vídeo violento, su organismo reaccionaba ante el impacto visual unos segundos antes. Kary Mullis, premio Nobel de Química y padre del método que ha permitido desarrollar la genética molecular moderna, se sometió al experimento y mostró su asombro por el resultado obtenido: “Era algo fantasmal. Yo podía ver lo que iba a suceder aproximadamente en unos tres segundos. Eso no debería ser posible”.


  1. En la terapia que realizo desde hace años RRRP, he comprobado, así como las personas que se han beneficiado de ella, que efectivamente el tiempo es bidireccional y esto lo aprovechamos para ir al pasado afin de solucionar los traumas y al futuro para labrarnos un futuro óptimo. Tenemos que beneficiarnos de los descubrimientos científicos y aplicarlos a la vida cotidiana para evitarnos sufrimientos inútiles, ganar en calidad de vida y optimizarla.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s