Es posible calmar el dolor tocando la zona afectada – Afirman científicos

El tan conocido reflejo de llevar la mano a una parte del cuerpo que duele es realmente útil, ya que tocarse a sí mismo en una zona que experimenta dolor agudo alivia el sufrimiento, concluyó una nueva investigación.

Los autores del Colegio Universitario de Londres (Reino Unido), que publicaron sus resultados en la revista Current Biology, explicaron que este alivio proviene de cambios muy coordinados que tienen lugar en el cerebro.

El dolor es una sensación que desencadena el sistema nervioso y, más allá de que a veces es muy difícil de sobrellevar, cumple la función de avisar que una zona del cuerpo está sufriendo un daño y debe tratársela con cuidado.

Para investigar el reflejo de llevar la mano a un área dolorosa, los autores trabajaron con la llamada ilusión térmica. Patrick Haggard afirmó que la ilusión térmica es uno de los métodos de laboratorio más reconocidos para estudiar la percepción del dolor.

Los científicos pusieron los dedos índice y anular de los voluntarios en agua caliente y sumergieron el dedo del medio en agua fría. Esto genera la sensación paradójica de que el dedo del medio quema tanto que duele, permitiendo que los especialistas investigaran el dolor sin causar ningún daño real.

En el experimento, los autores generaron este dolor en ambas manos de los voluntarios y luego les pidieron que se tocaran los tres dedos de una mano con los tres de la otra. El resultado fue que la experiencia dolorosa disminuyó en un 64% en la zona tocada.

Este alivio no se alcanzó cuando los voluntarios se tocaron con uno o dos dedos, ni cuando otra persona cubrió la zona que dolía.

En resumen, el dolor disminuyó cuando la información del calor y el tacto de los tres dedos fue completamente integrada. Es decir, el alivio requirió un patrón sensorial altamente coherente que incluyó patrones táctiles y térmicos así como coherencia en los estímulos de ambas manos, dijeron los autores.

Haggard dijo que el dolor es una experiencia muy importante pero también complicada. Demostramos que el nivel de dolor agudo depende no sólo de las señales enviadas al cerebro sino de cómo el cerebro integra estas señales en una representación coherente del cuerpo como un todo.

 

Es conocido por muchos la capacidad que tienen las manos para sanar, hay muchas técnicas de masajes sanadores y otros como el reiki, muy populares. Poco a poco los científicos van a seguir “comprobando” esos conocimientos que han sido practicados por muchas culturas desde hace miles de años. Al comprobar su efectividad con el lado racional (pensamiento de cerebro izquierdo) la cultura moderna empezará a aceptar que esta en sus manos su propia curación.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s