La Evolución de la Inteligencia

Dios no quiso hacer de la materia algo diferente de El mismo, así que le insufló una inteligencia que, mediante el proceso evolutivo, se despertaría gradualmente y sería consciente de que la materia y la mentelas vibraciones de la idea de Dios– son una misma. La primera expresión de esta innata inteligencia en la creación material es la primera puerta a través de la cual la materia pasa del engaño o maya a la libertad de la conciencia de Dios otra vez.

De los residuos que se formaron en el mar, las criaturas vivientes aparecieron en el agua y, gradualmente, adquirieron la capacidad de vivir en la tierra. Lo que parecía materia inerte empezó a tomar forma viviente. Las formas de vida más débiles estaban indefensas ante las más agresivas y fuertes y, a través de la lucha por la supervivencia, el proceso evolutivo resultó en formas de vida más eficientes. La ‘supervivencia de los más aptos’ nos parece una ley terrible, pero a la larga no lo es. Los animales que se matan entre ellos son diferentes manifestaciones del pensamiento divino. Mientras permanecen en esas formas no entienden que son proyecciones de su mente. Pero cuando el pez pequeño muere a manos del pez grande, su forma de sueño se disuelve en la conciencia de Dios, y la individualizada conciencia de Dios, y la individualizada chispa de dios en él, se reencarna en otra forma de vida de un valor más alto en la escala de la evolución que su existencia previa como pez, dando al alma un potencial de expresión más grande.

La muerte es el proceso mediante el cual la materia del sueño cambia en la conciencia de Dios, liberando el alma para el siguiente paso en el progresivo retorno hacia Dios. Así, la muerte es una parte del proceso de salvación. El ciclo ascendente del desarrollo de la inteligencia en instrumentos de expresión potencialmente más eficientes continúa hasta que alcanza la forma suprema en el hombre. Sólo un ser humano posee la habilidad innata de expresar su divinidad y puede ser consciente de la existencia de Dios y trascender así su sueño de maya.

 

Extracto de “El Romance Divino” de Paramahansa Yogananda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s