21 de Junio: Solsticio de Verano

Entre el 21 y el 24 de Junio, se celebra en diferentes puntos de Europa el Solsticio de Verano; la fiesta del Fuego, por excelencia (o máximo Yang) El punto de inflexión entre lo que definitivamente dejamos atrás y la nueva etapa: el Sol calienta más con su luz la geografía y nuestros cuerpos; los días se hacen más largos, el aire es caliente y seco y todo nos invita a la vida al aire libre y a las actividades en el exterior: natación (la relación con el agua puede ser el complemento refrescante al calor del Fuego), pasear en bicicleta, excursiones por la montaña…

Todo ello se hace más evidente en los países del Sur (o en el Sur de los países) Y nos habla del Crecimiento y la Maduración en la Naturaleza (pensemos en todos los frutos que nos ofrece esa época)

Nuestras energías se activan y nos sentimos más Alegres y Comunicativos; Reímos y puede surgir en nuestro interior un sentimiento de Amor y Compasión hacia las personas de nuestro entorno. Son emociones que identificamos con nuestro Corazón ¿ese amor Fugaz del verano? y con la pasión (El volcán de nuestro ánimo, cuando nos enamoramos; La sangre que fluye más rápida y nos llega a las mejillas…)

Así, el color Rojo lo identificamos con el calor del Fuego y nuestro Corazón, que bombea la sangre, transporta oxígeno y nos da capacidad para el discernimiento.

Este órgano está vinculado, en Acupuntura, al Intestino delgado, el cual nos habla de “separar lo puro de lo impuro”. Recibe, digiere y absorbe los elementos nutritivos de los alimentos.

Los alimentos más aconsejados en esta estación (verano) son los de sabor Amargo, de energía refrescante para el cuerpo: zumos de frutas (cítricos), pepinos, lechugas, endivias, escarolas. Debemos beber mucho agua.

En el Ciclo de Creatividad, el Fuego engendra a la Tierra. Las cenizas de la hoguera fertilizan la tierra, lo cual nos habla de nuestro final de la Adolescencia, que da paso a nuestra Madurez como personas.

Disfrutemos, pues del verano época en la cual podemos absorber la energía que nos proporciona nuestro entorno para utilizarla en el siguiente periodo.

Aunque el verano se adelantó en este ciclo (como fue con la primavera) y empezó el 1 de junio, se festeja este día la partida de la primavera con el nacimiento de las energías, para darle paso al verano, donde se disfruta la abundancia de sol, de agua, de energías esta vez no brotando sino inundando todo el entorno. Ya no se siente el desasosiego causado por las ideas invasoras de la gente, que sin saber que sus ideas flotan en el medio ambiente se dedican a pensar y pensar en cosas sin sentido, deportes, dramas, etc. En el verano todo esto se va, se limpia con las aguas de las lluvias y se purifica con la intensidad de los rayos del Sol, lo que quede se lo llevan el viento del espíritu consciente. Esto sirve para generar un vacío, donde se puede descansar, se puede meditar y sentir la unión con la tierra y el entorno. Si la Primavera es un estallido de alegría y felicidad, el verano es la inundación de los sentidos y la limpieza emocional.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s