Golpe de la casualidad salva su vida

Por: Max Thompson

Aunque suene demasiado loco, los objetos que caen del cielo pueden salvarte la vida.

Quizás usted siga pensando que no es buena idea recibir un fuerte golpe en la cabeza con una pelota de golf disparada con toda la potencia de un jugador profesional, pero están equivocados.

Al menos para Chris Logan, al que el pelotazo que recibió en la cabeza, después de un mal golpe de Sean O’Hair, le salvó literalmente la vida.

Logan asistió como espectador al Abierto AT&T National en el Aronimink Golf Club y recibió un golpe directo en su cabeza, después de hacer la visita a su médico para saber si se trataba de algo importante, éste descubrió por accidente que justo al lado del lugar del pelotazo el hombre tenía un tumor cerebral maligno.

Casi un año después del suceso y de haber sido intervenido a tiempo, Logan está libre de cáncer y tiene una vida feliz. El ciudadano de Pensilvania, asistió al Abierto en el que fue golpeado a darle las gracias a O´hair por haberle pegado el pelotazo de su vida.

Esta noticia me recuerda una fábula de Jodo que recientemente leí en Plano Creativo, misma que aparece en su libro Cabaret Místico:

Alejandro Jodorowsky:

En una pequeña y pacífica aldea, vive un viejo sabio. Un día, de pronto, todas las gallinas caen muertas. Entonces los aldeanos van a ver al viejo y le preguntan:
-¿Qué dice usted de esto, es una maldición?
-No -responde el sabio- es algo bendito. No puedo decirles por qué, pero es para nuestro bien.
Los aldeanos se van refunfuñando que el sabio ya envejeció demasiado…. Al día siguiente todos los perros se desploman, paralizados.. Los aldeanos regresan donde el sabio.
-¿Y ahora, díganos, esto es bueno o es malo?
-¡Es bueno!
Al tercer día, todos los fuegos se apagan. No funcionan las cocinas, ni los hornos para el pan, ni las calefacciones, no pueden encender una antorcha. Corren otra vez a la choza del sabio.
-¡Ahora sí que es verdaderamente una maldición!
-¡No, es para nuestro bien!
– ¿Cómo puede decir que es bueno que nuestras gallinas mueran, los perros se paralizen y los fuegos se apaguen? ¡Se ha vuelto loco, ya no creemos en usted!

En ese momento una banda de feroces bandidos pasa cerca de la aldea. Todos los aldeanos se aterran pensando que serán robados y degollados. Se ocultan reteniendo lo más que pueden su respiración. Pero el jefe de esos ladrones observa las calles vacías y dice: “No hay gallinas, no hay perros, no sale humo de las chimeneas, aquí no vive nadie. Vámonos”…. Y es así como los aldeanos se salvan de una muerte segura.

A veces nos suceden cosas que sentimos como una catástrofe. Sin embargo, cuando tienes una gran pérdida, el mundo te da un bien que no esperabas. La perdida y lo obtenido se equilibran. Pero, si no estás en la vía espiritual, todo lo que te sucede te parece totalmente nefasto, a semejanza de los aldeanos del cuento. Si te privan de algo, pregúntate si no eres tú quien ha provocado esto, y dite que quizás eso sea para tu bien.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s